Connect with us

Arte

“Arte, política y contracultura”. El caos, un aliado para reinventar el futuro

Published

on

* Martes 20 y jueves 22 de abril a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril de 2021.- Continúa el ciclo de conversaciones Arte, política y contracultura. El mundo hoy. Esta semana Franco “Bifo” Berardi y Andreas Petrossiants conversan sobre diversos temas como la situación global en la actual emergencia sanitaria dentro de un sistema capitalista neoliberal, así como el auge de las derechas disfrazadas de democracias tan presentes hoy día. Mientras que Paul B. Preciado y María Galindo realizan un recorrido por el espacio del caos, entendido como un sitio que puede encontrarse en las calles de cualquier país de América Latina, donde se llevan a cabo luchas sociales, un lugar imprevisible, difícil y complejo.

20 de abril. Abrazar el caos e imaginar el futuro

Franco “Bifo” Berardi (Italia) y Andreas Petrossiants (Estados Unidos)

22 de abril. Encuentros en el caos

María Galindo (Bolivia) y Paul B. Preciado (España)

Abrazar el caos e imaginar el futuro

El escritor, teórico y activista mediático italiano, Franco “Bifo” Berardi, en su charla con Andreas Petrossiants, escritor y editor radicado en Nueva York; visualiza la emergencia sanitaria como un escenario donde “el juego está abierto”, una oportunidad para pensar, replantear y evaluar temas en el ámbito político, social y económico, pese a los esfuerzos de capitalismo neoliberal que busca mantener un control a través de la violencia. La pandemia ha reactivado el futuro como un espacio de posibilidades, en medio de un caos se pueden encontrar y pensar en la reorganización social.

Las consecuencias negativas del capitalismo neoliberal son diversas y evidentes hoy más que nunca. En Europa, explica, en los últimos 20 años los gobiernos han destruido y reducido el financiamiento de los servicios de salud, educación e investigación, ante este panorama la pandemia inició con un sistema de salud incapaz de dar soluciones. De manera hábil, los laboratorios están lucrando con la venta de vacunas, rompiendo acuerdos y poniendo en riesgo la vida de miles de personas. Los trabajadores que realizan actividades esenciales no son contemplados para ser vacunados. Las redes sociales, por su parte, dan o quitan visibilidad a conveniencia, haciendo evidente un juego de las alianzas basadas en poder, dinero e influencias. El caso más evidente es del anterior presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien mientras estaba en funciones le fue permitido utilizar sus redes con mensajes ofensivos, una vez que perdió las elecciones presidenciales le cerraron su cuenta de Twitter, un juego de intereses señala.

La crisis sanitaria y neoliberal sucedieron al mismo tiempo, haciendo evidentes la voracidad de un sistema que no da garantías a los individuos. Aunque el caos que prevalece señala, es importante no temerle ni declararle la guerra, sino pensar en posibilidades de reinvención.

Ante este panorama de desigualdad las luchas sociales en todo el mundo se han hecho presentes desde hace años contra gobiernos totalitarios, donde las reformas neoliberales están integradas a las nuevas democracias. Las izquierdas se han identificado con aquellos que siguen las reglas. Hay un intercambio de personajes de comedia donde los fascistas son defensores de la libertad, y los progresistas defensores de la ley, puntualiza.

Por otro lado, los estados modernos no han podido establecer una relación sana entre libertad y poder. El concepto romántico de libertad significa pasar por encima de los derechos del otro como matar y colonizar, son deseos histéricos que han fomentado la agresividad, el imperialismo, el machismo, etc. Se practica una libertad sin crítica y sin entender su significado.

Considera que es indispensable la creación de medios autónomos con pensadores libres para tomar el control de contar la historia, generar experiencias de autoorganización similares en funcionamiento a Facebook o Twitter, pero con objetivos diferentes. En los últimos 20 años no se ha creado un espacio de comunicación con estas características.

Para “Bifo”, las contraculturas de los años sesenta y setenta fueron un fenómeno separado y opuesto a la cultura y medios dominantes y, precisamente, el error fue permanecer al margen de la participación y en consecuencia de la transformación social. La contracultura debe ser algo que se filtre en los medios y en la sociedad, apunta.

Encuentros en el caos

El filósofo, activista y curador español Paul B. Preciado, opina que hablar de poder hoy día, no se refiere únicamente a las instituciones jurídicas o al aparato del Estado, sino al poder que atraviesa y captura el cuerpo. Es común que se piense en el cuerpo como un objeto, pero lo más importante es su potencia deseante; resulta interesante ver las maneras a través de las cuales el poder captura la imaginación y, por ende, esa potencia deseante del cuerpo que sería la última reserva de una posibilidad revolucionaria. En este sentido, los movimientos de izquierda, feministas o antirracistas se han ido transformado en políticas de identidad.

A los representantes de estos movimientos les interesa encontrar quien sería el sujeto posible de hacer la revolución: el cuerpo de las mujeres, lo femenino, la clase obrera, el pueblo, pero no se han

dado cuenta que han perdido su capacidad misma de transformación. El poder se encarga de la construcción de la clase obrera, de lo masculino y lo femenino a través del control de su potencia deseante.

Por su parte, la performer y artista visual boliviana María Galindo, considera que los movimientos sociales en el contexto latinoamericano, representados en los colectivos más diversos, no han terminado de construir claves interesantes para entender el tema del poder. Esto se debe a la existencia de una serie de políticas de confusión bien estructuradas que diluyen la compresión de éste para evitar verlo en su justa dimensión. Para ella es fundamental destituir jerarquías; considera que hay un constante reciclaje del poder por parte de sí mismo, utilizando las identidades feministas, trans o indígenas para hacerlo. El hecho de que se abran espacios sociales o políticos para esas comunidades no representa un cambio estructural, considera.

En este sentido los movimientos sociales han perdido sus principios, en vista de que se han adherido a las instituciones hegemónicas; hay desconfianza respecto a la retórica de los derechos humanos o a las prácticas de la democracia representativa como una posibilidad de transformación revolucionaria. Estas situaciones son muy comunes en los tiempos actuales, hay núcleos de poder que están dentro de los propios movimientos.

En la realidad latinoamericana, concretamente en Bolivia, María Galindo trabaja con personas que las instituciones expulsan y silencian, son formas de exclusión que niegan el derecho de existir y subsistir, no cuentan con los derechos básicos de educación, empleo y vivienda. Ante este panorama caótico, se trabaja en la construcción de alianzas fuera de la institución que representan sus propias nociones de bienestar. La apuesta es seguir construyendo redes de cooperación, creadas desde espacios radicales. Por otro lado, opina que en la actualidad es importante no perder de vista la perdida de los espacios físicos donde la corporalidad no está presente, donde la hegemonía cibernética construye realidades simuladas a través de la pantalla de una computadora.

Para Paul B. Preciado, el feminismo debe entrar en un análisis de su funcionamiento; en España y Francia existe una fuerte presencia de un feminismo blanco neoliberal que excluye los cuerpos racializados, migrantes o trans.  Considera que, ante la actual crisis sanitaria, el capitalismo neoliberal ha mostrado que se encuentra en ruinas, dejando una situación de extrema vulnerabilidad social, eso empuja no sólo a cambiar la forma de pensar y de hablar sobre política, sino de hacer política. El individuo debe buscar nuevas formas de sobrevivir en una situación de extrema violencia y precariedad.

Las redes sociales y aplicaciones digitales, por otra parte, son las nuevas formas de control y de vigilancia; las prácticas disidentes hoy tienen como espacio de existencia y comunicación a corporativos que están en el centro del poder capitalista. Es necesario buscar nuevos canales de comunicación y, sobre todo, la creación de nuevos lenguajes digitales para una reorganización fuera de la vigilancia de corporaciones multinacionales, concluye.

Print

Arte

Llega “Un conejo para la luna” al Teatro La Capilla

Published

on

By

* Únicas 4 funciones Sábados del 08 al 29 de mayo a las 12:30 horas con funciones híbridas (Presencial con cupo limitado a 22 personas con todas las medidas sanitarias y en línea por la plataforma Zoom de Teatro La Capilla)

* Una historia entrañable sobre el proceso de enfermedad y duelo por un ser amado.

CIUDAD DE MÉXICO, 07 de mayo de 2021.- Ángel y Larissa han crecido entre las historias, los juegos y el corazón generoso de su abuelo… pero un día, él cae enfermo. Sus vidas cambian al mirar cómo se va perdiendo en medio del dolor y los tratamientos médicos; y al entregarse con su madre a su cuidado. En este proceso, descubrirán el camino hacia la compasión. Si la vida es plenitud, ¿por qué no puede serlo la muerte?

Los tres pies del gato y Tejedora de nubes presentan Un conejo para la luna; una historia entrañable sobre el proceso de enfermedad y duelo por un ser amado. Es una puesta en escena para jóvenes audiencias, mayores de 8 años; que combina actores y animación de objetos para adentrarnos en una historia emotiva sobre lo que enfrentan las familias cuando un ser amado enferma: la incertidumbre, el miedo, la frustración, la culpa, la tristeza… el proceso de duelo y la posibilidad de reencontrar la paz y permitir la partida. La obra nos permite reflexionar sobre la muerte digna.

El elenco está conformado por Karen Alicia, Alberto Cerz, Anne Yvonne Durán, Lámpara de mano y Cuerda con sombrero (Alternando: cuerda 1, cuerda 2 y cuerda 3). Dramaturgia y dirección: Andrómeda Mejía; diseño de escenografía e iluminación: Fernando Feres; diseño de vestuario, objetos de animación y utilería: Mauricio Arizona*; diseño sonoro: Andrómeda Mejía y Mini Salazar; asistencia de dirección: Elsi Yamel Salgado; producción ejecutiva: Anne Yvonne Durán; asesoría de animación de objetos: Laura María Hernández; asesoría de baile: Mini Salazar; diseño gráfico: Víctor Siáñez y RP y difusión: Eder Zárate.

Un conejo para la luna estrena en el Teatro La Capilla, el cual se encuentra ubicado en Calle Madrid No. 13, Colonia Del Carmen, en la Alcaldía de Coyoacán, con cuatro únicas funciones los sábados 08, 15, 22 y 29 de mayo a las 12:30 horas que se llevarán a cabo de forma híbrida: presencial con un aforo de 22 personas, con todas las medidas sanitarias y de sana distancia y un costo de boleto de $250 pesos con descuentos habituales (estudiantes, maestros, INAPAM y vecinos de Coyoacán, Benito Juárez e Iztapalapa; presentando su credencial en taquilla) y en línea a través de la plataforma Zoom de Teatro La Capilla para que puedas disfrutarla desde la comodidad de tu casa con un costo por pantalla de $100, $200 y $300, tú decides el monto.

Venta de boletos en www.boletopolis.com (el sistema acepta pagos con tarjeta de débito o crédito) y en taquilla del teatro.

*Beneficiario del Programa Jovenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes 2020-2021.

Continue Reading

Arte

Zona arqueológica del Templo Mayor sin daños graves, tras granizada

Published

on

By

* Hubo afectaciones en las estructuras de la techumbre y la barda perimetral

* El pasado 29 de abril iniciaron las labores de apuntalamiento y retiro de las estructuras colapsadas, así como la conciliación con el seguro

MÉXICO, 04 de mayo de 2021.- La Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), informa que la fuerte granizada ocurrida en la Ciudad de México del pasado 28 de abril, provocó el colapso de la cubierta de la Casa de las Águilas en la Zona Arqueológica del Templo Mayor.

Tras el incidente, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero; el director general del INAH, Diego Prieto Hernández; el coordinador nacional de Museos y Exposiciones, Juan Manuel Garibay López; la directora del Museo del Templo Mayor, Patricia Ledesma Bouchan, y el director del Proyecto Templo Mayor, Leonardo López Luján, realizaron un recorrido en el lugar y revisaron los videos de las cámaras de seguridad.

Después de las valoraciones preliminares, se determinó que existieron daños en las estructuras de la techumbre y la barda perimetral; no obstante, las afectaciones en las estructuras prehispánicas son menores, recuperables y restaurables y de ello se ocuparán las y los especialistas.

De acuerdo a los protocolos, el INAH ya dio parte a la aseguradora y desde el pasado 29 de abril se prosiguió con los diagnósticos y la conciliación de daños, así como con las acciones de apuntalamiento y retiro de la techumbre colapsada, para dar paso a los peritajes correspondientes.

Asimismo, se informa que el policía auxiliar, quien es guardia de seguridad de la zona arqueológica, resultó con daños leves, por lo que fue trasladado a un hospital, donde se le reporta estable.

La Secretaría de Cultura y el INAH informan que se hará lo necesario para que el Templo Mayor de Tenochtitlan sea protegido y que se trabajará en un proyecto de rediseño de cuatro cubiertas que protegen estructuras prehispánicas del Templo Mayor.

Continue Reading

Arte

La descolonización de los museos y las condiciones de las comunidades afrodescendientes “queer” en el ciclo “Arte, política y contracultura”

Published

on

By

* Martes 04 y jueves 06 de mayo a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 03 de mayo de 2021.- Esta semana las conversaciones de Arte, política y contracultura. El mundo hoy, abordan diversos temas como la descolonización de los museos, las condiciones de las comunidades afrodescendientes queer y el inevitable cambio de época.

El cambio de época y la descolonización de los museos

Walter Mignolo (Argentina) y Francisco Carballo (Reino Unido)

04 de mayo a las 12:00 horas

La oscuridad como refugio de sanación

Iki Yos Piña Narváez (Venezuela) y Cristóbal Adam (Venezuela)

06 de mayo a las 12:00 horas

El cambio de época y la descolonización de los museos

Walter Mignolo, académico y director del Centro de Estudios Globales y Humanidades en la Duke University, conversa con Francisco Carballo, co-director del Centro de Estudios Poscoloniales de la Universidad de Goldsmith en Londres y uno de los curadores del ciclo Arte, política y contracultura. El mundo hoy, sobre el cambio de época actual, como sinónimo de un proyecto inacabado de la modernidad. En este sentido, las acciones decoloniales cumplen un doble papel: dan cuenta de cómo se construyó la occidentalización del mundo, y a la vez, muestran los múltiples procesos de descolonización que se están fraguando en todos los continentes. Antes de este cambio de época, predominó la modernidad, el progreso y el desarrollo representado por Occidente que controló el patrón colonial de poder.

En México, un ejemplo de la descolonización fueron los planteamientos del movimiento zapatista ocurrido en 1994, su objetivo fue desengancharse del Estado y restituir los saberes e historia de los pueblos indígenas. De esta manera, surgieron nuevas formas de sentir y pensar que se han extendido a otros ámbitos como el feminismo. En diversos lugares del mundo las personas se han reorganizado para construir algo más que una resistencia, buscan una reexistencia, comenta Walter Mignolo.

Estados Unidos, explica Carballo, es un lugar interesante para la descolonización, las comunidades afrodescendientes, latinas e indígenas norteamericanos se están reorganizando. Sin embargo, es necesario que, más allá de las protestas, se abra un debate para modificar la constitución en temas específicos, de lo contrario no se realizarán cambios de fondo.

Por otro lado, es importante hablar sobre el museo como una institución que sostiene el orden occidental. En este sentido, Mignolo apunta que el patrón colonial de poder está cimentado en tres instituciones fundamentales: la universidad, la iglesia católica y el museo, las cuales se han encargado históricamente a controlar el conocimiento y la subjetividad.

La universidad como una entidad educativa se trasplantó en América para controlar la educación; la iglesia, por su parte, cuenta un gran poder político-territorial; y el surgimiento del museo, cuya creación fue más tardía, surgió en principio como un lugar de resguardo de curiosidades. La fundación de los grandes museos europeos como el Museo del Louvre, Museo Británico y Museo Etnográfico de Berlín coincide con la gran expansión colonial. Esta entidad se encarga de ordenar, clasificar y jerarquizar, además incorpora el componente de lo nacional.

Una alternativa a este panorama son los museos comunitarios que surgieron en Latinoamérica hace algunas décadas, son una herramienta para que la comunidad afirme su posición física y simbólica de su patrimonio a través de otras formas de organización. Un espacio donde los integrantes construyen un autoconocimiento colectivo propiciando reflexión crítica y creativa.

Los museos deben acercarse a este tipo de prácticas necesarias para restituir los conocimientos que han sido destituidos. Considera poco probable que el museo, la iglesia y la universidad sean instituciones que se puedan descolonizar, pero se puede hacer un trabajo decolonial en el sentido de crear otros términos para mantener una conversación encaminada a la transformación. La reconstrucción de lo comunal es fundamental y debe ir acompañado de una reflexión teórica sólida.

La oscuridad como refugio de sanación

La artista visual y performer afrocaribeñx, Iki Yos Piña se refiere a las condiciones actuales de las personas afrodescendientes travestis queer. En esta conversación con el investigador y artista visual venezolano Cristóbal Adam, Piá Narváez explica que el sistema ocular céntrico o plantación de la visualidad funciona dentro de la lógica colonial, y se encarga de clasificar las cosas a partir de observar, medir, ordenar y cuantificar. Las comunidades afro han evitado este sistema a través de la invisibilidad colectiva, realizada a través de acciones como el escape y la fuga, se trata de una manera estratégica de autoorganización y autopreservación ancestral que continúa vigente hoy día, y es muy útil para repensar el futuro desde el interior de las comunidades.

Una manera de estar a salvo de ese régimen visual colonial, puntualiza Yos Piña, es permanecer en lo no visible, en la oscuridad, en lo subterráneo, en la periferia y en la opacidad. Surge un juego perverso de visibilidad/invisibilidad donde la captura y el escape funcionan como fórmula de vida. Históricamente, las gramáticas coloniales del color y las pigmentocracias implican un rechazo a lo negro, un temor a la oscuridad, en contraste, hay un elogio a la luz, a lo blanco, que se relaciona con valores positivos. Son construcciones político-sociales que se extiende a la vida cotidiana en muchos sentidos.

Por otro lado, y como una forma de sobrevivir, se encuentra la fabulación crítica, un ejercicio de imaginación y creatividad que abre la posibilidad de generar sanación y autorreparación a través de la creación de escenarios posibles. Son estrategias y herramientas que utilizamos para traspasar los límites sociales impuestos y para recrear nuestros cuerpos desde otra sensibilidad y subjetividad, alejadas del dolor. La fabulación tiene muchas posibilidades, a través de ella preservamos nuestros cuerpos e inventamos otro futuro, puntualiza Iki Yos Piña.

Estas actividades, que están fuera de la lógica de la representación y la representatividad, se construyen en comunidad y están alejadas del esquema que dicta el Estado. Nuestra futuridad es escapar de eso, estos pequeños ejercicios de comunalidad buscan otra forma de justicia, amor, ética, imaginación y disfrute de la existencia. El voguing, que es parte de estas actividades, son encuentros afectivos donde se hace política a través del baile y el performance, concluye.

Continue Reading

Trending