Connect with us

Arte

Feminismo y derechos indígenas en la segunda semana en el ciclo “Arte política y contracultura”

Published

on

* Martes 13 y jueves 15 de abril de 2021, 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 12 de abril de 2021.- En la segunda semana del ciclo de conversaciones Arte, política y contracultura. El mundo hoy, se abordan los temas feminismo, y derechos indígenas. Hernando Chindoy, presidente del pueblo Inga de Colombia, conversa con el artista Felipe Castelblanco sobre su lucha y rescate de las comunidades indígenas del sur de Colombia. En tanto, dos integrantes del colectivo GeoBrujas y la investigadora Julie-Anne Boudreau, charlan sobre la articulación del feminismo en la Geografía, la concepción del cuerpo y su dicotomía, y la función de las contracartografías, entre otros temas.

Derechos indígenas y organización comunitaria

Hernando Chindoy (Colombia) y Felipe Castelblanco (Suiza)

13 de abril 2021, 12:00 horas

Geografía y feminismo

GeoBrujas (México) y Julie-Anne Boudreau (México)

15 de abril 2021, 12:00 horas

Derechos indígenas y organización comunitaria

Hernando Chindoy da cuenta de las luchas de los pueblos originarios en el sur de Colombia, ubicados en los departamentos de Caquetá, Cauca, Putumayo y Nariño.  De acuerdo con la corte constitucional de ese país, estos pueblos están en extinción física y cultural debido al conflicto armado, desplazamientos forzados y expropiación del territorio. Esta área estratégica, que es abundante en recursos naturales, fue afectada por la tala excesiva, y la llegada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que dañó la identidad cultural de los habitantes.

En el 2000, explica, la tala de árboles devastó el territorio e iba en aumento el cultivo de la amapola, lo que ocasionó muerte y la llegada de 35 mil personas que trastocó costumbres y modos de vida. La obtención del dinero fácil proveniente del narcotráfico y venta de armas predominó en algunas regiones.

Ante este panorama, en el año 2000, las poblaciones y líderes se plantearon recuperar el territorio que les pertenecía, de acuerdo con un título colonial existente desde el año 1700. En 2002, en su calidad de gobernador, emprendió una lucha y el proceso de revitalización y recuperación de las tierras, costumbres, valores, tradiciones e identidad. Sin embargo, las persecuciones y amenazas fueron constantes.

Chindoy fortaleció la autonomía de los pueblos con la creación de una guardia indígena y una alianza en defensa del territorio por la vida en la zona, basada en el diálogo e intercambio. Después de exigir la salida de grupos armados, solicitó al gobierno la titularidad sobre el territorio que ancestralmente ha pertenecido a los pueblos originarios. El resultado fue la recuperación de 22 mil hectáreas de territorio en los departamentos de Nariño y Cauca, más adelante se creó un plan para erradicar, de manera definitiva, el cultivo ilícito de la amapola, lográndolo en 2004.

Este fue el primer caso exitoso en Colombia en la superación del narcotráfico desde la voluntad de las comunidades, el desinterés que mostró el gobierno cambió cuando, en el contexto internacional, se expuso que había sido una lucha emblemática, puntualiza. De esta manera se fortaleció la gobernanza de la institucionalidad, extendiéndose a otras áreas como la economía, salud y educación.

Ese logro benefició a otros pueblos y fue el inicio de una serie de alianzas que resultaron en la creación del Tribunal de Pueblos y Autoridades Indígenas del Sur Occidente Colombiano, y la Alianza de Mujeres del Departamento de Nariño, que incluye a siete pueblos indígenas. En 2009 la corte institucional ordenó al Estado implementar y apoyar un plan de salvaguarda para el pueblo inga.

Para unir a su pueblo, Chindoy revitalizó valores ancestrales para el bien vivir colectivo basados en la cosmovisión indígena que conectan al individuo con el universo y su entorno natural, así como fomentan el respeto, trabajo y honestidad al interior de las comunidades. Una aportación de la ética andina al mundo contemporáneo, la cual ha sido estudiada en años recientes.

El líder del pueblo Inga comenta que es preciso que las nuevas generaciones sean agentes creadores. El sistema global obliga a muchas ciudades e individuos a la dependencia, surgen así los esclavos modernos. Es necesario liberarse de esas cadenas que se encuentran en el pensamiento para generar otras posibilidades. Como pueblos indígenas vamos a continuar siempre defendiendo la vida en todo espacio y tiempo, esperamos que más hombres y mujeres se vinculen en ese proceso de defensa en el sentido más amplio de la palabra y avanzar desde el corazón, el alma y el pensamiento, concluye.

Geografía y feminismo

Julie Anne Boudreau conversa con dos integrantes de GeoBrujas: Valeria Ysunza y Karla Helena Guzmán, quienes abordan el feminismo en el contexto de la Geografía, su planteamientos, acciones y propuestas en la actualidad. Desde 2014, el colectivo inició actividades con dinámicas de trabajo horizontales y comunitarias, donde todas sus integrantes son copartícipes. Su objetivo fue dialogar con otras mujeres sobre sus inquietudes, alejadas de los espacios institucionales, donde no encontraron voz, ni posibilidad de creación. Buscaron un nombre que las identificara con mujeres que desafiaron su época y rompieron las estructuras impuestas, el cual fue utilizado por la sociedad para estigmatizar su pensamiento y mirada crítica en diversos contextos.

Para Karla Helena Guzmán, la geografía feminista de GeoBrujas pone en el centro la experiencia espacial de las mujeres, analizando el despojo, la violencia, la migración y las disidencias sexuales para establecer diálogos interdisciplinarios con un compromiso político y social. Buscan revisar las biografías feministas que a lo largo de la historia dan cuenta de la desigualdad histórica y geográfica.

La teorización del cuerpo es uno de los aportes de la geografía feminista, entendido como una entidad capaz de generar conocimiento; para Geobrujas es el primer territorio donde surge la identidad, en estrecha relación con la mente, es principio básico en las cartografías corporales y metodologías que llevan a cabo. El cuerpo es, también, el lugar donde inicia la resistencia ante las imposiciones y estereotipos, así como es un espacio de reivindicación, posicionamiento y reafirmación.

Los debates sobre territorio y cuerpo, puntualizan, no surgieron únicamente en la academia, las mujeres de comunidades indígenas de Guatemala lo han denominado feminismo comunitario territorial maya, en tanto, las bolivianas son feministas comunitarias antipatriarcales. El diálogo con ellas ha aportado las claves teórico-políticas y artísticas para abordar la Geografía desde nuevas perspectivas.

Sobre la posibilidad de que los espacios creados por el feminismo sean mixtos es poco probable; no obstante, han realizado actividades abiertas dirigidas a todas las construcciones sexo genéricas. Los espacios autónomos y separatistas son básicos e imprescindibles para que las mujeres levanten la voz y narren su historia, cuando hay espacios mixtos surge la construcción masculina hegemónica de imponer un punto de vista o dar opinión desde otra perspectiva, eso rompe con el proceso de aprendizaje y construcción colectiva; es un debate constante, pero creemos que la geografía radical es clave en este momento, explican.

La cartografía que realizan utiliza el cuerpo, el cual es un mapa que tiene una serie de información emocional, sensitiva y afectiva. Este trabajo se basa en subvertir, reconocer y asumir el poder de los mapas y tomarlos para revindicar aspectos importantes, muestran espacios vividos de la percepción y la construcción en torno a ellos. El lenguaje cartográfico y su capacidad de síntesis, se utiliza para mostrar injusticias sociales y estructuras de poder y visibilizar realidades, es cuando se habla de la contracartografía un modelo contestatario, alejado de la normatividad histórica.

Para GeoBrujas las contracartografías son parte de las contraculturas, en vista de que son lenguajes críticos y novedosos. Los mapas son resultados de la necesidad de seguir comunicando a través de técnicas específicas para desarrollar ciertas metodologías, esto es parte de la geopedagogía basada en procesos de enseñanza-aprendizaje que proponen como colectivo.

Por otro lado, consideran que la inserción de la cartografía en los museos puede cambiar al concepto estático del espectador para transformarlo en un ser creativo, invitarlo no solo a ampliar su perspectiva geográfica, sino a dialogar con los barrios y la ciudad, a través de ejercicios y prácticas contracartográficas. Mostar los procesos de la historia geográfica que tiene cada zona desde sus múltiples simbologías y representaciones artísticas, aunado a una construcción de cultura comunitaria, concluyen.

Arte

Llega “Un conejo para la luna” al Teatro La Capilla

Published

on

By

* Únicas 4 funciones Sábados del 08 al 29 de mayo a las 12:30 horas con funciones híbridas (Presencial con cupo limitado a 22 personas con todas las medidas sanitarias y en línea por la plataforma Zoom de Teatro La Capilla)

* Una historia entrañable sobre el proceso de enfermedad y duelo por un ser amado.

CIUDAD DE MÉXICO, 07 de mayo de 2021.- Ángel y Larissa han crecido entre las historias, los juegos y el corazón generoso de su abuelo… pero un día, él cae enfermo. Sus vidas cambian al mirar cómo se va perdiendo en medio del dolor y los tratamientos médicos; y al entregarse con su madre a su cuidado. En este proceso, descubrirán el camino hacia la compasión. Si la vida es plenitud, ¿por qué no puede serlo la muerte?

Los tres pies del gato y Tejedora de nubes presentan Un conejo para la luna; una historia entrañable sobre el proceso de enfermedad y duelo por un ser amado. Es una puesta en escena para jóvenes audiencias, mayores de 8 años; que combina actores y animación de objetos para adentrarnos en una historia emotiva sobre lo que enfrentan las familias cuando un ser amado enferma: la incertidumbre, el miedo, la frustración, la culpa, la tristeza… el proceso de duelo y la posibilidad de reencontrar la paz y permitir la partida. La obra nos permite reflexionar sobre la muerte digna.

El elenco está conformado por Karen Alicia, Alberto Cerz, Anne Yvonne Durán, Lámpara de mano y Cuerda con sombrero (Alternando: cuerda 1, cuerda 2 y cuerda 3). Dramaturgia y dirección: Andrómeda Mejía; diseño de escenografía e iluminación: Fernando Feres; diseño de vestuario, objetos de animación y utilería: Mauricio Arizona*; diseño sonoro: Andrómeda Mejía y Mini Salazar; asistencia de dirección: Elsi Yamel Salgado; producción ejecutiva: Anne Yvonne Durán; asesoría de animación de objetos: Laura María Hernández; asesoría de baile: Mini Salazar; diseño gráfico: Víctor Siáñez y RP y difusión: Eder Zárate.

Un conejo para la luna estrena en el Teatro La Capilla, el cual se encuentra ubicado en Calle Madrid No. 13, Colonia Del Carmen, en la Alcaldía de Coyoacán, con cuatro únicas funciones los sábados 08, 15, 22 y 29 de mayo a las 12:30 horas que se llevarán a cabo de forma híbrida: presencial con un aforo de 22 personas, con todas las medidas sanitarias y de sana distancia y un costo de boleto de $250 pesos con descuentos habituales (estudiantes, maestros, INAPAM y vecinos de Coyoacán, Benito Juárez e Iztapalapa; presentando su credencial en taquilla) y en línea a través de la plataforma Zoom de Teatro La Capilla para que puedas disfrutarla desde la comodidad de tu casa con un costo por pantalla de $100, $200 y $300, tú decides el monto.

Venta de boletos en www.boletopolis.com (el sistema acepta pagos con tarjeta de débito o crédito) y en taquilla del teatro.

*Beneficiario del Programa Jovenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes 2020-2021.

Continue Reading

Arte

Zona arqueológica del Templo Mayor sin daños graves, tras granizada

Published

on

By

* Hubo afectaciones en las estructuras de la techumbre y la barda perimetral

* El pasado 29 de abril iniciaron las labores de apuntalamiento y retiro de las estructuras colapsadas, así como la conciliación con el seguro

MÉXICO, 04 de mayo de 2021.- La Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), informa que la fuerte granizada ocurrida en la Ciudad de México del pasado 28 de abril, provocó el colapso de la cubierta de la Casa de las Águilas en la Zona Arqueológica del Templo Mayor.

Tras el incidente, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero; el director general del INAH, Diego Prieto Hernández; el coordinador nacional de Museos y Exposiciones, Juan Manuel Garibay López; la directora del Museo del Templo Mayor, Patricia Ledesma Bouchan, y el director del Proyecto Templo Mayor, Leonardo López Luján, realizaron un recorrido en el lugar y revisaron los videos de las cámaras de seguridad.

Después de las valoraciones preliminares, se determinó que existieron daños en las estructuras de la techumbre y la barda perimetral; no obstante, las afectaciones en las estructuras prehispánicas son menores, recuperables y restaurables y de ello se ocuparán las y los especialistas.

De acuerdo a los protocolos, el INAH ya dio parte a la aseguradora y desde el pasado 29 de abril se prosiguió con los diagnósticos y la conciliación de daños, así como con las acciones de apuntalamiento y retiro de la techumbre colapsada, para dar paso a los peritajes correspondientes.

Asimismo, se informa que el policía auxiliar, quien es guardia de seguridad de la zona arqueológica, resultó con daños leves, por lo que fue trasladado a un hospital, donde se le reporta estable.

La Secretaría de Cultura y el INAH informan que se hará lo necesario para que el Templo Mayor de Tenochtitlan sea protegido y que se trabajará en un proyecto de rediseño de cuatro cubiertas que protegen estructuras prehispánicas del Templo Mayor.

Continue Reading

Arte

La descolonización de los museos y las condiciones de las comunidades afrodescendientes “queer” en el ciclo “Arte, política y contracultura”

Published

on

By

* Martes 04 y jueves 06 de mayo a las 12:00 horas (Ciudad de México)

* A través de Facebook Live, canal de Youtube del museo, y Youtube de Cultura en Directo UNAM

CIUDAD DE MÉXICO, 03 de mayo de 2021.- Esta semana las conversaciones de Arte, política y contracultura. El mundo hoy, abordan diversos temas como la descolonización de los museos, las condiciones de las comunidades afrodescendientes queer y el inevitable cambio de época.

El cambio de época y la descolonización de los museos

Walter Mignolo (Argentina) y Francisco Carballo (Reino Unido)

04 de mayo a las 12:00 horas

La oscuridad como refugio de sanación

Iki Yos Piña Narváez (Venezuela) y Cristóbal Adam (Venezuela)

06 de mayo a las 12:00 horas

El cambio de época y la descolonización de los museos

Walter Mignolo, académico y director del Centro de Estudios Globales y Humanidades en la Duke University, conversa con Francisco Carballo, co-director del Centro de Estudios Poscoloniales de la Universidad de Goldsmith en Londres y uno de los curadores del ciclo Arte, política y contracultura. El mundo hoy, sobre el cambio de época actual, como sinónimo de un proyecto inacabado de la modernidad. En este sentido, las acciones decoloniales cumplen un doble papel: dan cuenta de cómo se construyó la occidentalización del mundo, y a la vez, muestran los múltiples procesos de descolonización que se están fraguando en todos los continentes. Antes de este cambio de época, predominó la modernidad, el progreso y el desarrollo representado por Occidente que controló el patrón colonial de poder.

En México, un ejemplo de la descolonización fueron los planteamientos del movimiento zapatista ocurrido en 1994, su objetivo fue desengancharse del Estado y restituir los saberes e historia de los pueblos indígenas. De esta manera, surgieron nuevas formas de sentir y pensar que se han extendido a otros ámbitos como el feminismo. En diversos lugares del mundo las personas se han reorganizado para construir algo más que una resistencia, buscan una reexistencia, comenta Walter Mignolo.

Estados Unidos, explica Carballo, es un lugar interesante para la descolonización, las comunidades afrodescendientes, latinas e indígenas norteamericanos se están reorganizando. Sin embargo, es necesario que, más allá de las protestas, se abra un debate para modificar la constitución en temas específicos, de lo contrario no se realizarán cambios de fondo.

Por otro lado, es importante hablar sobre el museo como una institución que sostiene el orden occidental. En este sentido, Mignolo apunta que el patrón colonial de poder está cimentado en tres instituciones fundamentales: la universidad, la iglesia católica y el museo, las cuales se han encargado históricamente a controlar el conocimiento y la subjetividad.

La universidad como una entidad educativa se trasplantó en América para controlar la educación; la iglesia, por su parte, cuenta un gran poder político-territorial; y el surgimiento del museo, cuya creación fue más tardía, surgió en principio como un lugar de resguardo de curiosidades. La fundación de los grandes museos europeos como el Museo del Louvre, Museo Británico y Museo Etnográfico de Berlín coincide con la gran expansión colonial. Esta entidad se encarga de ordenar, clasificar y jerarquizar, además incorpora el componente de lo nacional.

Una alternativa a este panorama son los museos comunitarios que surgieron en Latinoamérica hace algunas décadas, son una herramienta para que la comunidad afirme su posición física y simbólica de su patrimonio a través de otras formas de organización. Un espacio donde los integrantes construyen un autoconocimiento colectivo propiciando reflexión crítica y creativa.

Los museos deben acercarse a este tipo de prácticas necesarias para restituir los conocimientos que han sido destituidos. Considera poco probable que el museo, la iglesia y la universidad sean instituciones que se puedan descolonizar, pero se puede hacer un trabajo decolonial en el sentido de crear otros términos para mantener una conversación encaminada a la transformación. La reconstrucción de lo comunal es fundamental y debe ir acompañado de una reflexión teórica sólida.

La oscuridad como refugio de sanación

La artista visual y performer afrocaribeñx, Iki Yos Piña se refiere a las condiciones actuales de las personas afrodescendientes travestis queer. En esta conversación con el investigador y artista visual venezolano Cristóbal Adam, Piá Narváez explica que el sistema ocular céntrico o plantación de la visualidad funciona dentro de la lógica colonial, y se encarga de clasificar las cosas a partir de observar, medir, ordenar y cuantificar. Las comunidades afro han evitado este sistema a través de la invisibilidad colectiva, realizada a través de acciones como el escape y la fuga, se trata de una manera estratégica de autoorganización y autopreservación ancestral que continúa vigente hoy día, y es muy útil para repensar el futuro desde el interior de las comunidades.

Una manera de estar a salvo de ese régimen visual colonial, puntualiza Yos Piña, es permanecer en lo no visible, en la oscuridad, en lo subterráneo, en la periferia y en la opacidad. Surge un juego perverso de visibilidad/invisibilidad donde la captura y el escape funcionan como fórmula de vida. Históricamente, las gramáticas coloniales del color y las pigmentocracias implican un rechazo a lo negro, un temor a la oscuridad, en contraste, hay un elogio a la luz, a lo blanco, que se relaciona con valores positivos. Son construcciones político-sociales que se extiende a la vida cotidiana en muchos sentidos.

Por otro lado, y como una forma de sobrevivir, se encuentra la fabulación crítica, un ejercicio de imaginación y creatividad que abre la posibilidad de generar sanación y autorreparación a través de la creación de escenarios posibles. Son estrategias y herramientas que utilizamos para traspasar los límites sociales impuestos y para recrear nuestros cuerpos desde otra sensibilidad y subjetividad, alejadas del dolor. La fabulación tiene muchas posibilidades, a través de ella preservamos nuestros cuerpos e inventamos otro futuro, puntualiza Iki Yos Piña.

Estas actividades, que están fuera de la lógica de la representación y la representatividad, se construyen en comunidad y están alejadas del esquema que dicta el Estado. Nuestra futuridad es escapar de eso, estos pequeños ejercicios de comunalidad buscan otra forma de justicia, amor, ética, imaginación y disfrute de la existencia. El voguing, que es parte de estas actividades, son encuentros afectivos donde se hace política a través del baile y el performance, concluye.

Continue Reading

Trending